miércoles, 28 de julio de 2010

No mas violencia


Era una mañana soleada, un poco fresca, no recuerdo el día, ni el mes, ni el a;o, pero de lo que presenciaría mi amiga mas tarde, eso no se puede olvidar.
Nos tocaba llevar un curso en la mañana, al cual acudimos mi amiga y yo, ambos trabábamos, cada quien tenia diferentes horarios, pero el cual nos florecía para llevar cursos en la mañana en la universidad. La mayoría de veces ella después de clases se dirigía a su trabajo, yo entraba hasta la tarde, pero a veces tenia que hacer mandados por ciertas zonas y de paso pasaba dejando a mi amiga a su trabajo, ese día por alguna razón no la fui a dejar a su trabajo, se me presento algo que me impidió hacerle ese favor.
Ella claro esta, usaba el transporte publico para movilizarse, pero como todos sabrán, no es muy seguro optar por ese medio de transporte en este país, pero no queda de otra mas que usarlo.
Pues esa mañana ella iba en la camioneta cuando unos tipos de mal aspecto subieron al bus, al ratito de haberse subido, sacan unas pistolas y amenazan a todos los pasajeros de la camioneta que era un asalto, y uno de ellos estaba casi en la parte de atrás, pero cuando vio a una mujer que llevaba falta, el tipo le apunto con la pistola y le dijo que se la subiera, y el maleante desgraciado la empezó a violar ahí delante de todos. No me puedo imaginar ni quiero pensar en lo que paso la pobre mujer, y en lo que pasaron los pasajeros al presenciar ese amargo suceso.
Mi amiga iba adelante del bus, pero vio y mas bien oyó todo lo sucedido; fue un hecho lamentable que deja marca.
Al final del hecho los maleantes solo se bajaron del bus y se fueron tranquilamente, mientras atrás la vida de una mujer estaba arruinada.
Mi amiga solo se bajo de la camioneta y camino a su trabajo en un estado medio zombie, que no podía creer lo que había pasado. En su mente pasaban muchos pensamientos, acerca de ese hecho: me pudo pasar a mi.... ya no voy a usar el transporte publico... como hago ahora para venir al trabajo... etc. Ella estubo mal por unas semanas, a veces tenia malos sueños, no podía dormir bien, estubo en estado de depresión varias veces, el miedo de subirse a una camioneta era latente.
Yo por mi parte también me sentía mal por ella, porque si bien puede que no hubiera podido detener a esos maleantes (salvo con mi vida), pude haber evitado que mi amiga ese día se subiera a esa camioneta. Pero como algunos dicen, los hubiera no existen; pero es un hecho lamentable que pase ese tipo de violencia. Y lo mas lamentable es que como esta historia hay muchas, y muchas pasan impunes; y no se puede hacer nada. Algunos casos han castigado, si mal no recuerdo hubo un caso, de unos tipos que violaron a una niña y la asesinaron. A estos los condenaron a muerte.
Y bien recuerdo que el procurador de los derechos humanos andaba defendiendo a los condenados, es cierto, es una persona que debe velar por los derechos de cada ser humano, pero y que pasa con los derechos de la niña muerta? de la madre? del padre? de toda la familia?
Yo no soy quien para juzgar, pero hasta un ciego puede ver a quien hay que castigar por esos hechos delictivos. Bueno desgraciadamente es el medio donde nos toca vivir.

2 comentarios:

El ultimo De Paz dijo...

Triste realidad.

La pena de muerte es obligada y no hay recurso para defender a los culpables, ellos iniciaron el uso de violencia y deben soportar la consecuencia de sus acciones.

Fher dijo...

Completamante de Acuerdo. es Indignante la manera en que se defiende a los culpables. Es una burla para las víctimas. Penoso.